Tubo rectangular Hay 40 productos

Subcategorías

  • Tubo acero rectangular

    El tubo acero rectangular tiene muchos más usos de los que podría parecer. Aunque antes la mayoría de los andamios, por poner un ejemplo, se construían con tubos redondos, en la actualidad su elemento principal es el tubo rectangular acero. Ocurre lo mismo con las patas de las mesas, que ahora se fabrican con formas distintas y más creativas. Por eso los tubos rectangulares han tomado una parte del mercado que antes correspondía en exclusiva a los tubos redondos.

    Además de en decoración, los tubos rectangulares se desenvuelven con éxito cuando se les da un uso industrial. Esto es así gracias a su resistencia a las altas temperaturas y a la presión. Esta última caractarística los hace muy codiciados en trabajos de construcción de elementos estructurales, como paredes o columnas sobre las que se ejerce presión en diversas direcciones. De hecho, los tubos de metal que se usan en estructuras se llaman, precisamente, tubos estructurales.

    Si atendemos a su modo de fabricación podemos hablar de tubo rectangular acero soldado o sin soldar. El primero consta de dos piezas soldadas. El tubo sin soldar está hecho de una sola pieza. En la actualidad ambos ofrecen el mismo tipo de resistencia. Esto es así debido a los avances tecnológicos. En un inicio, el tubo de acero soldado resistía menos y por ello era menos popular. Pero hoy en día un tubo rectangular acero soldado es utilizado en ingeniería, por ejemplo, con total seguridad. Algunas estructuras exteriores de edificios inteligentes utilizan este tipo de refuerzos estructurales.

    Por otra parte, un tubo rectangular acero se fabrica en muchas formas y tamaños distintos. Hay diferentes grosores y largos. Ambas dimensiones dependen directamente del uso que se le vaya a dar al tubo acero rectangular. Algunos artistas incluso los usan para realizar sus propias composiciones. Pero, sin llegar tan lejos, no es lo mismo un tubo cuadrado para fabricar marcos de fotos que un tubo para reforzar una pared.

    A la hora de comprar tubos rectangulares de un tamaño superior al necesario, es importante tener en cuenta el tipo de corte que necesita. Un tubo rectangular acero,a día de hoy, admite cualquier tipo de corte; ya sea de láser, de sierra, de disco, etc. Lo que importa a la hora de decidir el corte es el tipo de acabado que se necesita. Así, los trabajos más finos se ejecutarán mejor con tubos de acero cortado con un láser.

  • Tubo aluminio rectangular

    El tubo aluminio rectangular es polivalente, práctico y estético. Se caracteriza por su reducido peso, su maleabilidad y sus excelentes propiedades térmicas. Además, está disponible en diversas medidas diferentes. De hecho, solo tiene que buscar en nuestro catálogo el modelo que mejor se ajusta a sus necesidades.

    Habitualmente, el tubo rectangular aluminio se presenta hueco y es un elemento indispensable a la hora de construir, renovar y reformar infinidad de estructuras diferentes. Es frecuente encontrar este tipo de palos como patas de mesa y soportes de estantería. Pero también como barandas para escaleras y escaleras metálicas.

    Las razones de esta versatilidad se encuentran en sus buenas prestaciones. Por un lado, es fácil de cortar y requiere de poco mantenimiento. Con un simple trapo húmedo suele ser suficiente para quitar la suciedad que se haya podido incrustar en su superficie. Este es otro de los motivos por el que puede utilizarse en exteriores. Su resistencia a la oxidación y a la acción de los agentes atmosféricos es clave para ello. Además, se puede cortar cómodamente con las herramientas adecuadas.

    Una sierra para metales y un taladro es más que suficiente para cortar o perforar cualquier tubo rectangular aluminio. Después, se puede pegar, pintar, tratar y atornillar sin problemas. Hay que recordar que, para realizar cualquiera de estas acciones, es indispensable usar gafas y guantes de protección. Las esquirlas de aluminio desprendidas pueden dañar los ojos y los pulmones.

    Los tubos de aluminio rectangulares pueden usarse hasta para fabricar una pared, realizar una estructura determinada o hacer prácticamente cualquier trabajo de construcción. De hecho, quienes sienten pasión por el bricolaje, acostumbran a utilizarlos para sus proyectos. Y, si se les quiere dar un acabado diferente, basta con aplicar un poco de barniz específico para ellos. En este sentido, los hay de todo tipo de colores y brillos.

    Pero, de igual modo, este tipo de elementos son también muy útiles en el sector industrial. Tanto es así que se utilizan para realizar infinidad de estructuras de todo tipo que juegan un papel clave dentro de las fábricas y las obras. Por ejemplo, en el sector de la construcción, pueden emplearse para las estructuras de los armarios.

    Sin embargo, en el mundo de la decoración es donde más partido se le está sacando. Basta con entrar a cualquier hogar de tendencias minimalistas y modernas para darse cuenta de ello. Y es que todos los diseñadores e interioristas apuestan por él en este tipo de proyectos.

  • Tubo inox rectangular

    El tubo inox rectangular ofrece unas prestaciones magníficas en una gran variedad de situaciones. Debido al tipo de acero a partir del que ha sido fabricado, es resistente a la acción del óxido y la humedad. De este modo, aunque permanezca a la intemperie durante mucho tiempo, su apariencia no se ve comprometida.

    Por su parte, el tubo rectangular acero inoxidable se caracteriza por ser sólido, rígido y, a la vez, muy estético. De hecho, su apariencia es uno de sus grandes atractivos. Tanto es así que, hoy en día, es un elemento básico en cualquier pieza de estilo moderno y vanguardista. Los espacios decorados a partir de él lo utilizan con asiduidad.

    Por ejemplo, a la hora de decorar, un tubo inox rectangular puede usarse para las patas de una mesa. Pero, de igual forma, también queda genial como estructura de una estantería o en las barandas de las escaleras. Además, puesto que requiere de muy poco mantenimiento, puede utilizarse en exterior sin problema ya que resiste a la corrosión fácilmente.

    No es de extrañar, una vez dicho todo lo anterior, que se utilice para muchos trabajos de construcción. Además, el tubo rectangular acero inoxidable es bastante fácil de manipular. Sin embargo, es indispensable contar con las herramientas necesarias. Disponer de ellos permitirá utilizarlo en proyectos de bricolaje también.

    Una sierra para metales y un taladro son las dos herramientas básicas para trabajar con un tubo inox rectangular. Gracias a ellas, es posible tanto cortarlo como agujerearlo. Esto sirve para adaptar sus medidas a la estructura que se desea conseguir y para colocar pernos, tornillos, boquillas, etc. Siempre hay que utilizar gafas y guantes de protección para estas tareas. El acero inoxidable puede liberar partículas y esquirlas que originen lesiones en los ojos y en las vías respiratorias.

    Este tipo de tubos también se presta al diseño. De hecho, sobre ellos se puede utilizar barniz específico que mejore su apariencia y optimice sus prestaciones. También es posible pegar, pintar y tratar fragmentos de cualquier forma en la que se imagine. Esta versatilidad, unida a su resistencia y fiabilidad, hace que sea el material preferido de muchos amantes del bricolaje.

    No hay que olvidar que el tubo rectangular acero inoxidable también posee una función industrial. Es frecuente encontrarlo, debido a las características que ya hemos comentado, en todo tipo de fábricas y almacenes. Solo hace falta dar un paseo por uno de estos lugares para darse cuenta de ello.

Showing 1 - 40 of 40 items
Showing 1 - 40 of 40 items
Tubo rectangular

El tubo rectangular se usa sobre todo para la construcción de estructuras, pero también para tareas de mantenimiento. Los profesionales de la construcción los prefieren porque son fácilmente manipulables; por eso se encuentran en muchos elementos de la vida diaria. Por ejemplo, la mayor parte de los soportes para señales de tráfico están hechos de tubo acero rectangular, de aluminio u otra aleación de metal. También se utilizan para la fabricación de barandas o bancos. En lugares húmedos, como piscinas o zonas de baño, se prefiere el tubo inox rectangular, puesto que, como su nombre indica, no se oxida.

Aunque pueda resultar sorprendente, su versatilidad los hace cada vez más apreciados en diseño de interior. Es cada vez más habitual descubrir un tubo acero rectangular formando parte de un ambiente de decoración insdustrial, por ejemplo. Los tonos grises y los ángilos marcados combinan a la perfección con los tubos rectangulares. En proyectos que requieran de materiales flexibles y manipulables, como lámparas u otros elementos decorativos, el favorito es el tubo aluminio rectangular.

Por otra parte, existen algunas ventajas que situan al tubo rectangular por encima del tubo redondo. Por ejemplo, los constructores de estructuras pesadas lo valoran por su mayor peso por pulgada. Además, este tipo de tubo se prefiere en trabajos de construcción porque soldar varios de ellos resulta más fácil que soldar tubos redondos. La tercera ventaja del tubo rectangular o cuadrado es que se apilan con mayor facilidad y de manera más segura, puesto que no ruedan

Como hemos comentado, los materiales más usados para este tipo de tubo son el acero y el aluminio. Junto a ellos, el tubo inox rectangular destaca para zonas húmedas. Como cuarta opción están los tubos de hierro rectangulares, que se usan para reforzar estructuras como el interior de las paredes si el riesgo de oxidación no es muy alto.

Se puden encontrar tubos rectangulares en muchas medidas diferentes, tanto por su grosor (que se mide utilizando las paredes exteriores) como por su longitud. Aunque esta última no es la más relevante de sus características. De hecho, el tubo rectangular se puede cortar con las herramientas adecuadas, que dependerán del material en que esté fabricado. Lo más usual es que se vendan en longitudes que van desde los 60 cm hasta los 7 metros de largo. Este es un dato a tener en cuanta a la hora de planificar su almacenaje.

Existe un estandar europeo que regula la fabricación de tubos estructurales, tanto redondos como rectangulares: la norma 10210.

El tubo rectangular se usa sobre todo para la construcción de estructuras, pero también para tareas de mantenimiento. Los profesionales de la construcción los prefieren porque son fácilmente manipulables; por eso se encuentran en muchos elementos de la vida diaria. Por ejemplo, la mayor parte de los soportes para señales de tráfico están hechos de tubo acero rectangular, de aluminio u otra aleación de metal. También se utilizan para la fabricación de barandas o bancos. En lugares húmedos, como piscinas o zonas de baño, se prefiere el tubo inox rectangular, puesto que, como su nombre indica, no se oxida.

Aunque pueda resultar sorprendente, su versatilidad los hace cada vez más apreciados en diseño de interior. Es cada vez más habitual descubrir un tubo acero rectangular formando parte de un ambiente de decoración insdustrial, por ejemplo. Los tonos grises y los ángilos marcados combinan a la perfección con los tubos rectangulares. En proyectos que requieran de materiales flexibles y manipulables, como lámparas u otros elementos decorativos, el favorito es el tubo aluminio rectangular.

Por otra parte, existen algunas ventajas que situan al tubo rectangular por encima del tubo redondo. Por ejemplo, los constructores de estructuras pesadas lo valoran por su mayor peso por pulgada. Además, este tipo de tubo se prefiere en trabajos de construcción porque soldar varios de ellos resulta más fácil que soldar tubos redondos. La tercera ventaja del tubo rectangular o cuadrado es que se apilan con mayor facilidad y de manera más segura, puesto que no ruedan

Como hemos comentado, los materiales más usados para este tipo de tubo son el acero y el aluminio. Junto a ellos, el tubo inox rectangular destaca para zonas húmedas. Como cuarta opción están los tubos de hierro rectangulares, que se usan para reforzar estructuras como el interior de las paredes si el riesgo de oxidación no es muy alto.

Se puden encontrar tubos rectangulares en muchas medidas diferentes, tanto por su grosor (que se mide utilizando las paredes exteriores) como por su longitud. Aunque esta última no es la más relevante de sus características. De hecho, el tubo rectangular se puede cortar con las herramientas adecuadas, que dependerán del material en que esté fabricado. Lo más usual es que se vendan en longitudes que van desde los 60 cm hasta los 7 metros de largo. Este es un dato a tener en cuanta a la hora de planificar su almacenaje.

Existe un estandar europeo que regula la fabricación de tubos estructurales, tanto redondos como rectangulares: la norma 10210.